Descripción

Carlos Jordana Madero, un experimentado abogado en derecho civil, encuentra su mayor motivación en ayudar a sus clientes a resolver sus problemas legales y experimentar su felicidad cuando consiguen una solución. Su compromiso radica en la ayuda a quienes necesitan apoyo legal y utiliza su profesionalidad para superar las barreras que pueden no ser evidentes para todos.

Recuerda con cariño casos en los que ha podido ayudar a personas en situaciones difíciles. Estas experiencias le proporcionan gran satisfacción porque puede aportar soluciones con sus habilidades y conocimientos legales. Le preocupa que no todo el mundo tenga acceso a los recursos legales que él puede proporcionar mediante su profesión de abogado, y considera que es una responsabilidad suya hacerlo.

Carlos Jordana se dedica a la negociación y cree que es importante abordar los problemas con un enfoque de resolución de conflictos. Aprendió a desarrollar esa habilidad trabajando con Antoni Riberaygua, quien considera un maestro en la negociación. Jordana también destaca la importancia de mantener la seriedad y el rigor en los casos legales y de representar a los clientes con profesionalidad en juicios. Pese a su dedicación al trabajo, Carles Jordana mantiene el equilibrio entre la profesión y la vida personal.

Su reportaje en el libro Advocats d'Andorra