Descripción

Gemma Sansa Matamoros, proveniente de una familia de abogados, siguió los pasos de su abuelo y padre Jaume Sansa Reñé, vicepresidente del Consejo Superior de la Justicia. Después de estudiar Derecho en la Universidad Abat Oliva de Barcelona, ​​decidió dedicarse a la abogacía.

Colaborando con su padre, va a establecerse rápidamente en la profesión. Con su marido, Antoni Riestra, también abogado, comparte experiencias y, pese a las mutuas consultas, mantiene límites entre trabajo y vida personal. Especializada en sucesiones, destaca casos complejos. Con 15 años de experiencia, considera que la abogacía en Andorra es de calidad, aunque destaca la densidad de letrados por el tamaño del país.

Su libertad profesional, combinada con la labor de tutora universitaria, le permite disfrutar plenamente de su vida familiar.

Su reportaje en el libro Advocats d'Andorra