Descripción

Jaume Ribert, nacido en Balaguer, encontró su camino a Andorra de joven, influido por el Notari Marc Vila. Después de estudiar Derecho en Lleida, trabajó en el Registro de Balaguer y decidió ser abogado en Andorra.

Con la llamada de Marcelino Comabella, se unió a la Notaría de Marc Vila y, más tarde, al Bufet Arqués. Su suegro, Josep Maria Arqués, fue un guía y mentor, mientras su relación con la familia Arqués influyó en su carrera.

Coherente y humilde, Ribert destaca la importancia de ganar la confianza de los clientes y su proximidad con ellos. Observa los cambios legislativos en Andorra, destacando la seguridad jurídica del país.

Amante de su familia, Ribert encuentra la felicidad en Andorra.

Su reportaje en el libro Advocats d'Andorra